El proceso completo de producción de té Oolong

Adéntrate en el sofisticado proceso de producción del té oolong, esencial para comprender su complejidad, sabores y notas aromáticas únicas.
características del té oolong

El té Oolong, también conocido como té azul, es una popular variedad que se considera intermedia entre el té verde y el té negro en términos de proceso de oxidación. Conocer el proceso de producción de este té resulta fundamental para comprender su carácter distintivo. 

El sobrenombre «té azul» se le atribuye debido al tono azulado que las hojas adquieren durante su proceso de semioxidación. Por otro lado, la palabra «Oolong» tiene su origen en el dialecto chino de Fujian, una región donde se produce una cantidad significativa de este té. «Oolong» se traduce como «dragón negro», posiblemente en referencia a la forma retorcida de las hojas. 

Originario de regiones como Taiwán y otras partes de China y Asia Oriental, el té oolong encuentra su hábitat ideal en entornos montañosos, donde las brumas matinales y los suelos ricos en minerales proporcionan condiciones óptimas para su cultivo.

Este té se caracteriza por ofrecer una amplia gama de perfiles de sabor, que van desde notas delicadas y florales hasta sabores más robustos y tostados. 

Contenidos
Comparison of green, oolong, and black teas

Cultivo y cosecha

Es importante destacar la singularidad del terreno rocoso en el que suele ser cultivado este tipo de té. Las plantaciones de té oolong se encuentran comúnmente en regiones montañosas con suelos ricos en minerales. Este tipo de terreno rocoso aporta una calidad única al té oolong, ya que las raíces de las plantas de té absorben los minerales de la tierra, lo que se refleja en el sabor y aroma exclusivo de la infusión final.

Los varietales de té oolong más comunes incluyen el Tie Guan Yin en China y el Dong Ding en Taiwán, entre otros. Estas variedades son apreciadas por su complejidad de sabor, que se atribuye en gran medida a las características únicas del terreno rocoso en el que se cultivan.

terrenos de cultivo de té oolong

Al igual que en el resto de tipos de té, la primera fase para la elaboración del oolong se inicia con la cuidadosa cosecha de las hojas de té en el momento óptimo de su madurez. La calidad y el sabor del té final dependerá en gran medida de la selección adecuada de las hojas en esta etapa inicial.

Marchitado al sol

El marchitado solar es el primer paso a la hora de producir té oolong y a su vez es una de las etapas fundamentales. A diferencia de otros tipos de té, el marchitado del té en este caso es bajo la luz directa del sol y para ello las hojas de té se colocan en mallas y esteras durante horas.

La exposición al sol no solo ayuda a eliminar la humedad de las hojas de forma gradual, sino que también activa enzimas naturales que promueven la oxidación. Este proceso controlado es fundamental para lograr los sabores y aromas propios del té oolong final

depicting solar withering

Durante el marchitado solar, los productores vigilan de cerca las condiciones ambientales para garantizar resultados consistentes y de alta calidad. Sin embargo, en ocasiones, las altas temperaturas pueden suponer un desafío, ya que existe el riesgo de que las hojas se quemen y su sabor se vea comprometido. 

Para mitigar este efecto, algunos productores combinan el marchitado solar con un proceso a la sombra. Utilizan técnicas adicionales, como el uso de toldos o mallas que generan sombra, para controlar la temperatura y la humedad. Esto permite ajustar la cantidad de luz solar que llega a las hojas, optimizando las condiciones para el proceso. 

Además, la elección del momento del día para realizar esta etapa puede influir en el perfil de sabor final del té, ya que la intensidad y el ángulo de los rayos solares varían a lo largo del día. Este cuidadoso control del marchitado solar es una muestra del compromiso de los productores con la calidad y la excelencia en la producción del té oolong.

Cuarteado

En la producción de té oolong, la fase de cuarteado es un proceso artesanal en el que los productores del té emplean técnicas tradicionales y profundos conocimientos para moldear y transformar las hojas de té marchitas. 

Para llevar a cabo este paso, emplean grandes cestas elaboradas con fibras de bambú o mimbre que giran sobre su propio eje. Con estas herramientas, los productores realizan movimientos precisos y delicados para manipular las hojas, buscando lograr una oxidación uniforme y consistente. Además en esta fase es importante encontrar el equilibrio adecuado entre la aplicación de fuerza y la preservación de la integridad de las hojas.

cuarteado en la producción de oolong

El objetivo principal del cuarteado no es solo romper las células superficiales de las hojas de té para iniciar la oxidación, sino también darles una forma específica de manera uniforme y consistente. 

Fijación

Tras el cuarteado, las hojas de té se someten al proceso de fijación a través de la exposición al calor a una temperatura moderada. De esta manera, se detiene la oxidación y se reduce la humedad de las hojas, preparándolas para la siguiente etapa del proceso. 

Para la fabricación de té azul, el método de fijación que se suele llevar a cabo es el de tostado de hojas de té empleando maquinaria, en lugar del método manual y al vapor.

Enrollado

En la producción de té oolong existe una combinación de las etapas de fijación, enrollado y secado. Después del primer tostado las hojas se compactan meticulosamente en una bola de tela de unos 20 centímetros de diámetro aproximadamente, ayudándose de máquinas enrolladoras. Posteriormente, estas bolas de tela pasan por un segundo proceso de tostado a temperatura moderada. 

enrollado del té oolong

Durante esta fase, las hojas individuales comienzan a comprimirse en pequeños gránulos, lo que contribuye a la formación de una estructura más compacta y uniforme. Este ciclo de tostado y formación de bolas puede repetirse en más de 20 ocasiones, dependiendo del nivel de detalle y dedicación de los productores.

Aunque el enrollado a través de la formación de bolas es el más común, también existen otras metodología de enrollado del té azul, como es el procedimiento de enrollado manual a través de hojas largas y curvas, siendo éste el más tradicional.

Es esencial destacar que la producción de té oolong de calidad requiere una atención meticulosa al proceso por parte de los experimentados maestros del té. Mientras que algunas fábricas menos escrupulosas pueden optar por producir una gran cantidad de bolas y dejarlas reposar durante horas, los puristas prefieren seguir el método laborioso que garantiza resultados aún más óptimos.

Secado

Después de completar los ciclos necesarios, las hojas se someten a un proceso de secado que busca eliminar cualquier residuo de humedad. Este paso se realiza en ambientes controlados, donde las hojas se exponen a corrientes de aire suaves y temperaturas moderadas. El objetivo es garantizar que las hojas conserven sus propiedades esenciales sin perder el característico sabor floral del té azul y sus delicadas notas aromáticas.

Clasificación y envasado

Una vez completada la fase de secado, los dos últimos pasos de la producción de té oolong consisten en clasificarlo en diferentes grados en función de su calidad y características para posteriormente envasarlo

En su clasificación, los productores tienen en cuenta diversos factores, como el tamaño de las hojas, su color y aroma, para determinar la clasificación adecuada. Posteriormente, el té se envasa cuidadosamente, a menudo utilizando técnicas de envasado al vacío para minimizar cualquier actividad oxidativa y mantener su frescura durante más tiempo. 

Este proceso garantiza que el té oolong llegue a los consumidores en óptimas condiciones, listo para deleitar los sentidos con su dulzura floral y notas aromáticas superiores.

Re-horneado

En algunas ocasiones, los compradores de este tipo de té optan por llevar el proceso un paso más allá horneando de nuevo el té. 

Después de completar el proceso de producción, si el té permite una mayor oxidación sin dañar su sabor, se somete a un proceso de horneado adicional para suavizar el sabor del té y proporcionarle características distintivas.

Aunque este proceso puede resultar en la pérdida de algunos aromas florales, se generan nuevas notas frutales y tostadas que añaden profundidad al té.

Los tés rehorneados son especialmente apreciados por su versatilidad y ofrecen un tiempo de conservación prolongado debido a su mayor estabilidad.

Tras seguir los ocho pasos que conforman el proceso de producción del té oolong, emerge una comprensión profunda de la dedicación y la precisión requeridas para crear esta variedad de té. Cada etapa es crucial para garantizar la calidad y la complejidad de este té intermedio. 

Como profesionales del mundo del té, este conocimiento nos capacita para apreciar y transmitir la riqueza de sabores y aromas del té oolong, brindando así una experiencia verdaderamente gratificante a nuestros clientes.

Share
Facebook
Twitter
LinkedIn

Alveus Blog Team

Equipo de redacción formado por profesionales del mundo del té de diferentes países. Nos mueve la pasión por el té y la difusión de su cultura.

También podría interesarte

Reinventando la venta de té en verano: Estrategias refrescantes para atraer clientes y aumentar ingresos.
Explora la rareza y exclusividad del té amarillo a través de su proceso de elaboración. Aprende todo lo que debes saber sobre las técnicas utilizadas en su producción y su impacto en el sabor final de esta maravilla para el paladar.
Todo lo que debes tener en cuenta para hacer una selección de tés helados exitosa para tu negocio de té.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Gracias por confiar en Alveus!

Un asesor contactará contigo
lo antes posible.

Ten en cuenta que podría llegar a la bandeja de spam.
Añádenos a tu lista de remitentes seguros y no te pierdas nuestras exclusivas, novedades sobre lanzamientos y promociones especiales.

La ventana se cerrará en

5